Skip to content

Entradas de \ ‘Minimalismo’ Categoría

14
ago

¡Cambiemos la definición de felicidad!

Cambiemos la definición de felicidad

Según el diccionario de la Real Academia Española la felicidad es Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien. Es absurdo negar que disponer de dinero te permite comprar cosas, vivir de una forma que te hace sentir mejor. Ser más feliz. Estoy convencido que «poseer bienes» no es el camino hacia la felicidad. Es el momento de reescribir su definición.

Vivimos momentos difíciles. Sólo hace falta levantarse y leer el periódico o ver las noticias en la televisión para confirmarlo. Estamos peor económicamente que hace dos años. Muchas personas han perdido su trabajo, nos han subido todos los impuestos existentes y han inventado algunos nuevos para cobrarnos. No es una crítica, no es política, es un hecho.

Pero justo ahora, cuando más delicada es la situación, es cuando veo a más personas reinventándose, que buscan cualquier excusa para reír, para vivir el momento, para ser feliz. Estamos aprendiendo a disfrutar de las pequeñas cosas.

Es una época de cambio y creo sinceramente que debemos replantearnos la definición de felicidad. No podemos vincularla a “poseer bienes”. No debemos porque no es real. ¿Qué os parecería algo así?

Felicidad
Estado del ánimo que se centra en disfrutar de los buenos momentos de la vida.

Yo soy feliz jugando con mi hija Ariadna, de 2 años y medio, en el parque o haciendo reír a Jana, la pequeña de 4 meses. Soy feliz tomando una cerveza bien fría en casa conversando con mi padre. Soy feliz pasando el día en la piscina municipal con unos amigos. Soy feliz.

¿Y tú necesitas grandes posesiones para ser feliz? ¿Cuál sería tu definición de felicidad?

Imagen cortesía de nubui con licencia Creative Commons.

21
jul

El pequeño equipo

¿Recuerdas cuando eras un niño? ¿Recuerdas cuando jugar a la pelota era sólamente eso, un juego?
Hace unos días me enviaron este vídeo, “L’equip petit” (el pequeño equipo) que trata sobre el Margatània FC. Se trata de un equipo de futbol de niños que siempre pierde.

Hace años mi hermano pequeño estuvo jugando en un equipo como el Margatània FC, también perdian. Era normal ver a uno de los defensas laterales estar jugando con la tierra mientras su equipo atacaba o al portero apartarse cuando chutaban los contrarios por que “chutan muy fuerte”. También era habitual ver cómo los padres les gritaban a ellos, motivándoles a ganar o quejándose del árbitro. ¿Realmente el objetivo era ganar? ¿Ser el primero de la liga al final de la temporada? ¿Descubrir al nuevo Messi? Si eso era lo que motivaba a los padres a llevar dos veces en semana a sus hijos a entrenar o recorriendo los pueblos de alrededores los sábados por la mañana se equivocaban. Todo esto era para los niños se diviertan.

Es una gozada ver el vídeo, ver a los niños explicar los partidos, la felicidad con la que juegan. Es genial ver las entrevistas a los padres, sus risas. Tanto padres como hijos tienen el mismo objetivo cuando van al partido: Pasárselo bien.

El vídeo es en catalán con subtítulos en inglés. Si tenéis 10 minutos libres os recomiendo que lo miréis, después tendréis una sonrisa en la cara.

18
abr

Libera tu vida de papeles

Las personas tenemos la extraña razón de guardar todos los papeles que nos pasan por las manos: saldos del banco, factura, libros de instrucciones, aquella revista en la que aparece la receta de marmitako que algún día haré. ¿Desde que año guardas los tickets de compra de los electrodomésticos? ¿Y los saldos del banco? ¡Nos encanta amontonar papeles!

¿Por qué no debes guardar todos los papeles que pasan por tus manos?

  • Porque no todos los papeles que guardas son realmente útiles. Es verdad que las facturas de compra y las garantías de electrodomésticos deben guardarse 2 años y así muchos otros documentos pero no hace falta guardarte el tickets del supermercado durante semanas.
  • Porque los recuerdos son sensaciones no objetos, no hace falta guardar tus notas de primero de EGB para recordar que aprobaste y que te lo pasabas genial jugando a fútbol con tus amigos ;-) Mi madre aun guarda el libro con el que aprendí a leer, ¡en poco tiempo mi hija podrá utilizarlo! .. ¿Hacía falta guardarlos 30 años?
  • Porque no archivamos cosas sólo las amontonamos, ¿Cuantas veces has buscado un documento en ese cajón en el que seguro que estaba ahí y no lo has encontrado? El problema es que muy pocos de nosotros ordenamos y archivamos de forma coherente y lógica los documentos y eso provoca que no los encontremos cuando los necesitamos.
  • Porque rara vez volvemos a releer un libro, una vez finalizado pasa a ser un recuerdo en tu mente y un espacio ocupado en la estantería. Cuando te acabes un libro pregunta a algún familiar, amigo o compañero si quiere leérselo, anímalo, ¡fomenta la lectura! ¿Te has preguntado nunca que lee tu compañero de trabajo? ¡Te sorprenderá! Pídele que te deje el libro que tenga que más te ha gustado.
  • Porque tendrás más espacio para guardar cosa que realmente necesitas, vaciarás esa enorme estantería llena de libros antiguos o ese cajón lleno de saldos del banco o libros de instrucciones de aparatos que ya no tenemos.
  • Porque te permitirá tener más orden en casa, tendrás menos cachivaches para ordenar y no tendrás toda la mesa llena de papeles.
  • Porque a los niños les encanta el papel y sobre todo romperlo y pintarlo. Así que si tienes niños ya sabes o los guardas bajo llave o los tiras pero si los tiene por el medio tienen los días contados.
  • Porque un almacén digital te permitirá tener toda la documentación accesible en cualquier lugar y la encontrarás fácilmente si tener que desmontar media casa.
  • Porque nunca vas a hacer esa receta que vistes en la revista que tienes junto con las otras 100 así que apúntatela y tira la revista, no ganas nada llenando tu vida de revistas que no te aportan nada y que sólo sirven para acumular polvo.
  • ¡Porque salvaremos bosques! ¿Sabes cuanto árboles se tienen que talar para que tengamos esos documento sobre nuestra mesa? Intenta que directamente esos papeles no lleguen ni a casa, que los envíen en formato digital por ejemplo.

Es fácil decir por no deberíamos acumular papel pero ¿De qué me deshago? ¿Cómo evito tener aquel cajón lleno de papeles o el revistero a rebosar? Yo aquí tengo 3 reglas:

  1. Si no lo tienes no lo vas a poder guardar. Muchas de los papeles que guardamos actualmente se pueden obtener en formato digital, por ejemplo la mayoría de empresas de servicios están ofreciendo a los usuario la posibilidad de consultar sus facturas on line y no te la envían a casa ¿Aún recibes por correo las facturas de la luz, gas, agua o teléfono?¿Y los saldos del Banco? ¡Pues ya tardas! Cuando acabes de leer este artículo :-P apunta en tu lista de próximas acciones consultar las web de las empresas que te envían correo y mira si puedes evitarlo.
  2. Digitalizar. Para los documentos de los cuales no necesito el original (pe. Garantías de productos, tickets de compra, etc.) estos los escaneo y los archivo en mi Evernote, les asigno las etiquetas convenientes, le pongo un título descriptivo y me olvido. Cuando lo necesito ya sea en casa o en la playa con mi móvil podré acceder a él. Además evernote tiene la capacidad de buscar textos dentro de las imágenes así que las búsquedas son mucho más rápidas y fáciles.
    ¿Guardas aquella revista por aquel artículo tan interesante? ¡Escanealo y a tu archivo digital!
  3. Agrupar y archivar. Para los documentos que necesitas guardar en papel hay que establecer un sistema que nos permita acceder de forma fácil. Lo primero sería digitalizarlo, como comentaba en el punto anterior, de esta forma una primera búsqueda en nuestro PC nos permitirá refrescar la memoria. La documentación de productos en garantía guárdala toda junta: Grapa el ticket de compra a la garantía y con el libro de instrucciones ponlo todo junto así te será más fácil localizarlo.
  4. Repasa tu archivo periódicamente. Una vez guardado un documento tendemos a guardarlo durante años cuando realmente la mayoría no tienen una validez muy temporal así que periódicamente guárdate un rato para repasar tu archivo físico y ver que documentos ya no sirven: albaranes de entrega de artículo, tickets de compra, recibos, etc.

¿Y vosotros guardáis muchos documentos o tenéis algún sistema para simplificar vuestro archivo?

Imagen cortesía de FeatheredTar con licencia Creative Commons.

8
abr

Reflexiones sobre el proyecto 333

Mañana, 9 de Abril, acaba la primera edición del Proyecto 333 en la que empecé a participar el día 9 de Enero, dejándome seducir por las palabras de Valentina, OmarLuis José. 3 meses después se acaba y es el momento de hacer balance, de ver cómo ha ido.

¿He encontrado a faltar alguna prenda?

El día que empecé a participar en el Proyecto 333 guardé toda la ropa que no me iba a poner durante los meses siguientes en una bolsa, en el fondo del armario. La idea era evitar tentaciones y vaciar mi parte del armario, me encantó verlo vacío durante unos días… Por cierto ¿Soy al único que en estos 3 últimos meses le han invadido el cajón grande de la ropa o un estante? ¡Un día fui a buscar en mi cajón y no era mío! Los que tenéis hermanos y os habéis independizado entenderéis bien la situación, esa en la que pasas 10 días después por tu antigua habitación y está llena de posters y cosas de tu hermano pequeño :-P

La verdad es que no he encontrado a faltar nada y tengo verdadera intriga por saber qué cosas no he utilizado, tengo muy mala memoria y seguramente alucinaré viendo camisas o jerséis que no he utilizado durante meses.

Si quito de mi lista los complementos, zapatos, abrigos y traje realmente nos quedamos con unas 17 prendas para vestir, si tienes en cuenta que en muchos casos tienes ropa para lavar realmente el trabajo de elegir que ponerse por las mañana se simplifica muchísimo ¡Abrir el armario y ver 3 pantalones y 4 camisas!
Aunque el número de prendas de vestir para pequeño la verdad es que en ningún momento he encontrado a faltar ropa. A demás es un buen ejercicio para no acumular ropa sucia para lavar, ¡Como te descuides vas a trabajar en pijama!

Contratiempos

Hasta mediados de Marzo la cosa fue bastante bien, según lo esperado, exceptuando la perdida de mi bufanda que me hizo abrir la bolsa y coger mi vieja bufanda roja :-)
El problema vino cuando en el trabajo me informaron que debía hacer un viaje de varios días, lo primero que pensé fue ¡Maldición sólo tengo un traje en mi lista! El traje lo puse en la lista por seguridad pero en los últimos años no he tenido que hacer demasiados viajes. Este hecho me hizo tener que cambiar 3 prendas :-(

Ahorro

Otra ventaja positiva de participar en el Proyecto 333 ha sido el ahorro ¡No he comprado nada de ropa en 3 meses!, puede parecer una tontería y más de uno pensará que ellos no están comprando ropa cada día pero pararos un minuto a pensar: ¿Cuantas veces habéis pasado las rebajas de enero si comprar? ¿cuantas veces habéis estado desde Enero a Abril sin comprar nada de nada? ¿Ni aquella camiseta tan baratita? ¿Ni aquellos zapatos que parecen tan cómodos? Seguro que muy pocos quedaríamos. Pues yo no he comprado nada.

¿Y ahora qué?

Vale, todo muy bonito, todo son ventajas pero ¿voy a participar en el proyecto 333 durante la segunda edición? No, no voy a participar, como mínimo de forma “oficial”. Aunque me he adaptado muy bien hasta ahora creo que la tendré que adaptar un poco a mi estilo de vida, igual que comentaba Chris en su artículo yo utilizo el traje excepcionalmente y no me convence eso de que se tenga que encontrar en la lista de mis 33 elemento.
Ahora mismo necesito un tiempo para hacer inventario, ver de que dispongo para los próximos meses y si aguantaran el trote, en muy poquito tiempo va a empezar a apretar el calor y la ropa va a necesitar más rotación, más lavadoras, etc. ¡hay que mirarlo!

¿Quiere decir eso que ya está? ¿se acabó? No, quiero decir que me ha encantado participar en el Proyecto 333 y recomiendo a todo el mundo que lo haga, que empiece a hacer inventario de su ropa y elija las 33 prendas que se llevaría a una isla desierta. Es un ejercicio fantástico y te das cuenta que hay cosas que las tienes de adorno, como un cuadro pero que para vestirte no te las quedarías. ¡Es como una dieta depurativa!
Mi idea es seguir manteniendo mi armario vacío y simple durante mucho tiempo, siguiendo mi filosofía de “dejen salir antes de entrar”. Espero que mi lista contenga menos de 33 prendas pero como comentaba antes tendré que hacer excepciones.

¿Y vosotros vais a continuar con la segunda edición del Proyecto 333? ¿Alguien nuevo se anima?

Imagen cortesía de rcoder con licencia Creative Commons.

5
abr

Cosas que aprendí leyendo “Hacia rutas salvajes”

Hacia rutas salvajes

¿Te imaginas vender todas tus posesiones y dar todo tu dinero a una ONG? ¿Te imaginas meter en una mochila todas las cosas que necesitas y comenzar un viaje para vivir en los bosques de Alaska?
Pues esa es la historia de Chris McCandless un chico que decidió dejar atrás todo lo que le había rodeado y emprender la aventura de su vida, irse a los bosques de Alaska sin compañía que sus libros.

El libro Hacia rutas salvajes de Jon Krakauer narra la aventura de Chris, es una historia que te hace reflexionar sobre lo convencidos que estamos muchas veces de nuestra capacidad para afrontar ciertas situaciones, el poder del autoconvencimiento que nos hace ver inmensamente complejas las cosas triviales y ver sumamente fáciles las cosas imposibles.

Recomendaciones para emprender la aventura de tu vida

Después de leer el libro, reflexionando sobre la historia de Chris he llegado a varias conclusiones que me gustaría compartir con vosotros ya que creo que pueden ser válidas para quien quiera irse a Alaska, montar un negocio o simplemente vivir. Las conclusiones serian:

  1. Si tienes un sueño ves a por él
    Durante todo el viaje Chris conoce a mucha gente y todos intentan evitar que vaya a Alaska, que cumpla su sueño. El protagonista se mantiene firme en sus ideas, sabe lo que quiere no nadie se lo impedirá. ¿Cuantas veces dejamos de hacer muchas cosas porque nuestro entorno nos desanima? Mucha gente descarga miedo y frustraciones con personas emprendedoras que inocentemente comentas sus ideas. ¿Te ha pasado alguna vez? Tal vez te ayude leer la historia de la Laguna perdida.
  2. Escucha los consejos de los expertosToda la gente que encontró Chris por el camino intentaron disuadirlo pero también le dieron grandes consejos, enseñanzas de como cazar, que tipo de calzado, etc. Recomendaciones que podrían ser muy útiles en un entorno tan hostil.Igual tu gran sueño es emprender ese gran negocio que llevas pensando desde hace tiempo. ¿Has buscado información? ¿Has hablado con gente del sector? Busca, estudia, fórmate. Pregunta a personas que tienen más experiencia que tú y nútrete de sus conocimientos.
  3. Empieza con lo mínimo indispensable pero no menosEl gran error de Chris en su aventura fue la falta de preparación, tenía claro su objetivo final, había conseguido obtener información, conocimiento pero no se preparó. No llevó suficiente ropa para el duro invierno, ni provisiones, etc.Los comienzos siempre son difíciles así que no te pongas tú mismo más trabas. Si quieres empezar a correr no te compres el equipo entero el primer día pero por lo menos utiliza un calzado que no te destroce y que te permita caminar con normalidad al día siguiente:-P

Mi opinión sobre el libro

En mi opinión El libro se hace un poco largo, el autor es periodista de profesión y el libro está escrito como una crónica, entrevistas a personas que conocieron a Chris. La historia y su desenlace se saben desde el principio y eso le quita la gracia.
Este libro lo conocí gracias a la película que se ha hecho de él. Fue dirigida por Sean Penn y nominada a varios premios. A mí la película me gustó, está rodada de una forma muy peculiar.

Imagen cortesía de gillfoto con licencia Creative Commons.

14
mar

Menú semanal

Menu semanal

Preparase la comida para llevarse al trabajo cada día es una de las tareas que más tiempo te roban al final de la semana, además si no eres uno de los afortunados que disfruta cocinando seguramente será una de las tareas que te tocará hacer cuando tus niveles de energía están bajo mínimos ¿Quieres cambiar eso? ¿Quieres disfrutar de algo más de tiempo libre de lunes a viernes? Pues igual te interesa leer esto.

En casa a principio de año tuvimos que empezar a prepararle la comida a nuestra hija, cada día teníamos que preparar un plato más, hasta ese momento ya nos costaba preparar los nuestros y a veces aprovechábamos lo que sobraba en casa de nuestras madres para llevarnos la comida a día siguiente pero el tener que cocinar cada día para ella lo cambiaba todo.

Empezamos a darle vuelta al tema para ver como lo haríamos, la verdad que salir a las 6 de la tarde de trabajar, ir a comprar, cocinar, preparar la cena, etc. Suena más a estrés que a tiempo libre así que empecé a mirar y encontré un artículo en Unclutterer y algunas cosa que comentaba Leo Babauta en The Building Blocks of a Super Healthy Diet (with a sample meal plan) y nos planteamos probar eso de hacer un plan semanal de comida.

Ventajas del plan semanal de comidas

Después de unos dos meses siguiendo el plan semanal hemos encontrado que nos funciona genial. Si te preguntas que te puede aportar aquí tienes algunas de las ventajas que hemos encontrado:

  • Comida más saludable: ¿Cuantos días llegas a casa cansado o no tienes nada preparado para comer al día siguiente? Esos días acabas comiendo un bocadillo en el bar de delante o sacas del congelador un plato precocinado. Si ya tienes el tupperware en la nevera sólo tiene que recordar cogerlo antes de salir de casa.
    Si haces el menú semanal podrás decidir que comer cada día pudiendo así organizarte tu dieta y añadiendo los ingredientes que creas más necesarios en cada momento (verduras, pescados). Tu serás el encargado de cocinarlo ¿te quejas siempre de que en el bar sólo sirven frituras? Pues no tienes excusa ¡Haztelo a la plancha!
  • Ahorra tiempo y dinero, antes iba 2 veces por semana a comprar para poder hacer la comida para el día siguiente. No tenía planificado que comería e iba sobre la marcha, cuando salía de trabajar me acercaba a supermercado y decidía lo que haría al día siguiente. Después llegaba a casa y tenía que ponerme a cocinar .. ¡Cada día!
    ¿Has leído el libro La semana laboral de 4 horas de Tim Ferriss? Pues entonces te sonará el principio de agrupar tareas similares para intentar que te roben el mínimo de tiempo posible. Como comenta Leo Babauta en The Little Habits tener que cocinar cada día es una lata y acabará con nuestra paciencia.
  • ¿Cómo funciona?

    Nosotros en casa los sábados por la mañana planificamos que queremos comer la semana entrante. Es genial porque nos permite diseñar una dieta bastante equilibrada ya que intentamos incluir todos los alimentos saludables (verduras, pescados, etc.).
    Si te gusta cocinar o quieres probar alguna receta nueva ¡es el momento de buscarla! Apunta los ingredientes.

    Una vez que tenemos claro que vamos a comer todos hacemos inventario de lo que tenemos en casa que no será necesario que compremos, ¡el objetivo es no tener en casa 5 paquetes de macarrones o 10 latas de atún!
    Si tienes algún producto que quieres aprovechar igual puedes cambiar un poco el plan de la semana para utilizarlo.

    Con la lista en mano nos vamos paseando a comprar, siempre que podemos intentamos ir andando, paseamos, nos da el sol y no está la economía como para ir quemando gasolina.

    Cocinando …
    Los domingos por la mañana tempranito, o los sábados lluviosos por la tarde, es el momento de encender los fogones y cocinar.
    Aquí cada uno tardará más o menos dependiendo de lo elaborado de sus platos. Nosotros todos los productos los cocinamos al vapor y a la plancha, mientras las cosas se van haciendo en la vaporera vamos haciendo la carne o el pescado en la plancha.

    Lo que si que te aseguro es que a medida que coges práctica vas ahorrando tiempo. A nosotros es un sistema que nos funciona aunque siempre hay opciones si queréis ver otros puntos de vista os aconsejo que os pases por Una vida sencilla de Robert donde tiene el artículo Comprando a poquitos y su segunda parte.

    ¿Y tu animas a planificarte el menú semanal?

    Imagen cortesía de madame.furie con licencia Creative Commons.

27
ene

Movimiento Slow

Movimiento Slow

En 1986 la empresa McDonald’s decidió abrir uno de sus restaurantes en la Piazza di Spagna (Roma). El periodista Carlo Petrini se indignó, ¡un restaurante de “Fast food” en la Piazza di Spagna! Allí empezó una cruzada para defender la buena alimentación, los placeres de la mesa y un ritmo de vida slow que fue denominado “Slow Food”. Más adelante, Slow Food amplió sus miras y se interesó por la calidad de vida en general y, lógicamente, por la supervivencia del amenazado planeta tierra.

En la vida hay algo más importante que incrementar su velocidad
Gandhi

Había escuchado hablar antes del Movimiento Slow pero fue el lunes, en una charla realizada por Alfonso Alcántara (@Yoriento) comentó algo de este movimiento. Esta vez lo apunté en un lado de la hoja, donde me apunto las ideas y cosas interesantes que no tiene que ver con lo que estoy haciendo en ese momento.

Al llegar a casa me puse a indagar y la verdad es que el movimiento está muy extendido y existen mucha información al respecto.

Consejos para una vida Slow

Algunos consejos para las personas que desean seguir el Movimiento Slow son:

  • Tómate un Té con los pies apoyados fuera de la ventana. No hacerlo mientras conduces.
  • Escribe estas palabras en un sitio visible: Hacer varias tareas a la vez es no hacer ninguna bien.
  • No te veas forzado a responder con rapidez, tómate tu tiempo.
  • No lleves el reloj encima, no te preocupes que sabrás la hora.
  • Conseguir un hobby tranquilo, como la lectura, escritura, la pintura o la jardinería.
  • Mirar poco el reloj y los fines de semana, procurar levantarse de la cama respetando los ritmos naturales del sueño, en lugar de ponerse la alarma.
  • Intenta no llevar reloj.
  • Hacer la compra en un mercado de productos frescos (preferentemente local y con puestos de los propios agricultores).
  • Preparar una comida para poder sentarse con tranquilidad, y saborearla sin tener encendido el televisor. Disfrutar de la conversación, si se come con otras personas, o de la paz que puede dar el comer solo.
  • En vacaciones, procurar bajar el ritmo; no intentar llegar a todo lo que nos gustaría ver y visitar. Viajar a ciudades con restaurantes de comida local donde se pueda comer con tranquilidad.
  • Limitar la lista de cosas pendientes; tomarse el tiempo necesario para las personas y actividades con las que se disfruta.
  • No dejes que tu agenda te gobierne. Muchas cosas que te planteas ahora son postergables. Prueba y verás.
  • Cuando estés con tu pareja y tus hijos o con tus amigos, desconecta el teléfono.
  • Pasa tiempo a solas contigo mismo, en silencio. Escucha tu voz interior. Medita sobre la vida en general.
  • Escribe un ranking de prioridades. Si lo primero que escribiste es trabajo, algo anda mal, vuelve a redactarlo.

Más información en:

¿A vosotros no os suenan muchos de estos consejos? ¿Y los seguís?

Imagen cortesía de Frodrig con licencia Creative Commons.

18
ene

Un simple cambio para una vida más minimalista

Un simple cambio para una vida más minimalista

Hace unos días Courtney Carver publicó, en Be more with less, el artículo Advice For Aspiring Minimalists (from the experts). En él hacia la siguiente pregunta a un grupo de reputados minimalistas: ¿Qué és los más importante a tener en cuenta a antes de ser un minimalista?.
En seguida me pareció una muy buena idea así que me puse manos a la obra y les pedí a algunos compañeros de la blogsfera que me explicaran Un simple cambio para una vida más minimalista y aquí tienes su respuesta:

  • Reduce tus posesiones. A los objetos hay que dedicarles tiempo – para ordenarlos, limpiarlos, arreglarlos si se estropean, etc. – y además ocupan espacio. Reduciendo tus posesiones ganarás libertad y tiempo.
    Un buen punto de partida puede ser tu ropero. Regala, dona o tira la ropa que no te hayas puesto en el último año. Sentirás tal alivio que seguro que quieres seguir “minimizando” el resto de tus posesiones. Luis José de Mínimo.
  • Lleva un diario de bendiciones. La mayoría de las personas que conozco está siempre con estrés. Y cuando no sabes ni donde está tu cabeza es difícil recordar que era lo que te apasiona, lo que te mueve, lo que te permite entrar en este estado de flujo (flow) que relaja la mente y produce milagros. Parece que no hay tiempo para nada, y menos para meditar media hora por día para aprender a centrarse en si mismo. Y es en estos pequeños primeros pasos que el diario de bendiciones (o agradecimientos) tiene su mejor impacto.
    No necesitas ni comprar un nuevo diario. Basta tu agenda de siempre. Y cada noche reservas cinco minutos, vaya 2 minutos para anotar una cosa que te ha encantado durante este día. Y no vale decir que en este día de mierda no ha habido nada de positivo. Algo siempre hay. Aunque sea que la señora de la panadería ya sabía tu pedido hoy. Y con el tiempo te darás cuenta que durante el día le pones más atención a las cosas positivas. Y de repente recuerdas lo que siempre te gustaba. Ahora sí estás listo para hacer cambios y incorporar más de estas cosas positivas en tu día a día. Valentina de Vale de Oro
  • Sé instintivo. Aprende a escuchar y gestionar tus emociones. El mejor guía para simplificar tu vida –sólo tuya- vive en ti, en tu subconsciente. Es tu instinto. En el fondo, tú sabes qué es lo que te apasiona, lo que te hace disfrutar y lo que puedes ofrecer a ti mismo y a los demás para conseguir una vida plena, feliz, a diario. Primero el sentimiento y luego la razón; no al revés. Detecta qué es lo que sientes, y después razona y administra esa emoción con el criterio y las herramientas que has adquirido en tu educación.
    Piénsalo. ¿Cuándo disfrutas más? ¿Cuándo salen mejor las cosas? Cuando las haces porque tienes que hacerlas o cuando las haces porque así las sientes y quieres hacerlas.
    Confía en ti mismo, en tus emociones y en tu instinto. Vive con naturalidad. Roberto de Una vida sencilla.
  • Aprende a vivir con menos cosas y acumula más experiencias. El estilo de vida actual es un generador de estrés y de presiones innecesarias, adoptando un modelo minimalista podemos enfocarnos en lo que es verdaderamente importante para nosotros; esencialmente, tenemos que dejar de lado el consumismo, aceptar que son pocas las cosas que necesitamos para vivir y en consencia simplificar nuestras acciones. Cuando conseguimos esto, podemos acumular experiencias que son el verdadero motor de nuestra vida, disfrutar de los momentos nos acerca más a la felicidad. No necesitas cosas materiales para lograrlo, solo la intención de encontrar el camino a una vida con situaciones que te ayuden a crecer. Omar de Análisis realista.
  • Simplificar papeleo. Archivar recibos y romper extractos es algo que ocupa mucho tiempo y sobre todo espacio.
    Yo he optado por la correspondencia virtual. Las entidades bancarias y la mayoría de grandes compañías (luz, teléfono, etc) lo ofrecen de forma gratuita. Ventajas:
         - La correspondencia la puedes consultar e imprimir en cualquier momento, aunque estés fuera de casa.
         - Los documentos están disponibles por períodos que oscilan entre dos y siete años.
         - Contribuyes al ahorro de papel y por tanto a preservar el medio ambiente.
         - Cuando precisas un documento lo puedes imprimir en el mismo formato que los que recibirías por correo postal.
    Yo aconsejo, imprimir el recibo de la hipoteca, el del seguro del coche y el de vida. Lo demás, simplifícalo. Montserrat de Buenhabit.
  • Descubre tu verdadera esencia. Busca qué es lo que te motiva en la vida, tus valores, tu misión. Dedícate a las cosas que te apasionan.
    Casi de forma automática todo los demás dejará de tener importancia, o pasará a un segundo plano. Es entonces cuando reducir y volverse un minimalista comienza a hacerse fácil, hasta natural. Porque todo lo que no está dirigido a conseguir tu misión en la vida, simplemente sobra. Jero de El Gachupas.
  • No luches contra la duda. Decía mi padre espiritual que la forma más rápida de vitar que las tentaciones nos atormenten era caer en ellas. Broma aparte, lo cierto es que la tentación es una especie de decisión aplazada. Estamos procrastinando (dejando para luego) tomar una decisión en un sentido u otro. La razón, por supuesto, es el miedo; sabemos que los datos son siempre incompletos y reconocemos que podemos cometer errores.
    No todas las decisiones van de elegir entre el mal y el bien, pero la indecisión causa un sufrimiento similar. Es esa sensación de tener una madre virtual dentro de tu cabeza agobiándote: “toma una decisión” y tú, “sólo un ratito más”. Lo malo es que nunca es indiferente hacer nada y lo peor es que pocas veces somos conscientes de las razones que nos impulsan a preferir una cosa.
    ¿Qué hacer?
    Decidirse por algo, desde luego. Pero primero tener la valentía de saber por qué queremos cada opción. ¿Compramos un mac por estar frustados con nuestro viejo ordenador o por querer tener la marca que nos identifica como miembros de un grupo? Una vez que somos honestos con nosotros mismos la decisión se toma sola y entonces somos libres.Miguel De Luis de Sabia Vida.

¡Gracias a todos por vuestra colaboración!

Imagen cortesía de Josefe aka Hipnosapo con licencia Creative Commons.

12
ene

Proyecto 333: 3 meses con 33 prendas

Hace un mes leí un artículo en ValeDeOro donde hablaba del proyecto 333, una idea original de Courtney Carver de Be more with less. Poco después vi como Luis José y Omar se subían al carro y se comprometían a hacerlo y pensé: why not?

¿Qué es eso del proyecto 333?

El proyecto 333 tiene como objetivo que vivas durante 3 meses con 33 prendas de vestir, así de fácil.
Las reglas a seguir son:

  • El proyecto 333 dura del 9 de Enero al 9 de Abril de 2011.
  • Sólo podrás utilizar 33 piezas de ropa/accesorios durante ese periodo.
  • No se cuentan dentro de las 33 piezas el anillo de matrimonio o artículo parecido o con gran valor sentimental, ropa interior, ropa de dormir y ropa de hacer ejercicio siempre que se utilice para ese propósito.
  • 3 piezas en el banquillo: Puedes tener 3 prendas de reserva por si alguna de las 33 seleccionadas sufre un percance.

Si quieres saber más te recomiendo que leas:

¿Por qué hago esto?

Siempre he tenido la sensación que tengo poca ropa y que en realidad uso mucha menos pero nunca me había planteado contarla y menos decidir cual utilizaba más. Es verdad que cada temporada doy Cáritas la que no he utilizado en los últimos 6 meses, tengo la teoría que lo que no has usado este invierno difícilmente lo utilizarás el que viene así que la regalo pero el proyecto 333 es una prueba de simplicidad, realmente te obliga a separar lo que realmente usas de lo superfluo y que sólo usas de adorno.

Haciendo la lista de 33 prendas he tenido la sensación de estar respondiendo a la típica pregunta de ¿Qué te llevarías a una isla desierta? y es una sensación extraña porque te hace elegir entre tus cosas, te hace descartar prendas que seguro que pensabas que eran imprescindibles en tu ropero. Al acabar la lista me ha sorprendido ver como algunos de mis jerséis preferidos, los más cool se han quedado fuera, no me los pondré durante los próximos 3 meses. ¿Por qué? Porque no combinan con casi nada y si hago memoria seguro que recuerdo perfectamente las 2 veces que los he utilizado.

Creo que si consigo acabar el proyecto 333 va a ser un punto de inflexión para mi, seguramente mucha de la ropa que se ha quedado en el armario la regalaré porque no la habré encontrado a faltar y lo más importante mis hábitos de compra de ropa cambiarán, seguramente antes de comprar una camisa superchula me plantearé ¿y con que me la pongo? ¿Realmente la voy a utilizar?

Este ejercicio también creo que me va a obligar a replantear el uso de la lavadora y la plancha. En casa hasta ahora éramos sólo 2 personas y para poner una lavadora a carga completa y coger la plancha nos costaba un suplicio, tardábamos siglos y mientras tanto íbamos tirando de fondo de armario. Ahora tendré que planificarme este tema ya que con 33 piezas tendré que estar al día. Creo que esta parte será la más dura.

Mi lista

Estos serán mis compañeros durante los próximos 3 meses:

  1. Traje azul marino
  2. Camisa azul para traje
  3. Corbata
  4. Camiseta negra
  5. Camiseta negra
  6. Camiseta blanca
  7. Camiseta verde oscuro
  8. Camisa cuello mao
  9. Camisa azul
  10. Camisa cuadros
  11. Camisa negra
  12. Camisa blanca
  13. Polo azul marino
  14. Tejanos oscuros
  15. Tejanos oscuros
  16. Tejanos claros
  17. Tejanos anchos
  18. Sudadera negra
  19. Hoddie
  20. Jersey azul marino
  21. Jersey verde claro
  22. Jersey verde botella
  23. Jersey de rayas
  24. Chaleco negro
  25. Abrigo 3/4 negro
  26. Cazadora negra sport
  27. Zapatos marrones
  28. Zapatos de vestir
  29. Semibotas de trekking
  30. Cinturón de vestir
  31. Cinturón de piel
  32. Bufanda
  33. Guantes

Y vosotros ¿os animáis? Aunque no lo hagáis os recomiendo realizar el ejercicio de seleccionar 33 prendas de ropa y vais a ver como os sorprendéis. Yo por ejemplo me he quedado alucinado con la cantidad de jerséis que llego a tener, no era consciente, y lo más gracioso de todo es que soy bastante caluroso. En mi defensa diré que casi todos son regalos de los últimos años y yo no tuve nada que ver. :-P

Imagen cortesía de Thing Three con licencia Creative Commons.

31
dic

Propósitos de año nuevo

Como no podía ser de otra forma la última entrada del Año se la voy a dedicar a los propósitos para el próximo año.
Seguramente ya habrás leído Haz las paces con el pasado y estarás en paz contigo, ya sabes Sin vergüenza ni culpa. Ahora es el momento de empezar a pensar en el futuro, de hacer la carta a los reyes magos, de pensar en tus metas para el año que se avecina.

El 2010 ha sido un buen año para mi, ha nacido mi primera hija y nos hemos tenido que adaptar a una nueva vida. He tenido que reorganizar mi tiempo, deshacerme de muchísimas cosas que no necesitaba y he empezado a centrarme en lo importante. Los que tenéis hijos ya sabreis que quiero decir y los que no ya os enterareis :-) . Seguramente de todo esto que me ha entrado con el minimalismo tendré que agradecerselo algún día a mi hija Ariadna.

La idea inicial de este artículo era explicar que para que tus metas del próximo año se cumplan deben ser objetivos medibles, cuantificables, pero eso ya lo ha hecho Omar en Establece Metas de Año Nuevo en Análisis Realista y me gustó su manera de expresarlo así que dejo esta parte en sus manos.
También quería explicar que cuidado con confundir un propósito de año nuevo, algo abstracto y más parecido a un deseo, con un objetivo claro y conciso por que nos podemos encontrar igual que ahora pero un año más viejos pero eso lo ha explicado Jero en Los propósitos no son objetivos y estoy totalmente de acuerdo con él.

Yo este año no tengo objetivos para el próximo año, me daba vergüenza decirlo porque está todo el mundo con esos megaplanes para hacerse millonarios y ser tan guapos como Brad Pitt que la verdad que me daba un poco de corte decir que yo no tengo ningún objetivo concreto pero después de leer Robert y su Un único propósito para 2011 parece que tampoco es tan raro. Mi propósito para el próximo año es seguir simplificando mi vida, seguir el camino que he empezado a caminar estos últimos meses, poco a poco, viendo el paisaje y disfrutando del camino, ya se que no es demasiado concreto pero es que implica tantas cosas que aun estoy haciendo la lista :-P

Será un camino difícil, con muchas piedras pero no tengo prisa lo importante es llegar. La idea es llegar estableciendo hábitos en mi vida que me permitan poco a poco llevar una vida más simple y saludable. Estos serán en todos los ámbitos:

  • Comer más sano
  • Ejercicio físico
  • Organización personal
  • Ejercicio físico

Mi idea es ir adquiriéndolos poco a poco, uno al mes y ir publicando entradas breves explicando los hábitos para que pueda servir de ayuda a otros que estén pasando por lo mismo. Establecer hábitos me permitirá conseguir mis propósitos de una forma natural y sin agobios.

¡Allá vamos!

Imagen cortesía de JohnONolan con licencia Creative Commons.