Skip to content

Archivada por marzo 2011

14
mar

Menú semanal

Menu semanal

Preparase la comida para llevarse al trabajo cada día es una de las tareas que más tiempo te roban al final de la semana, además si no eres uno de los afortunados que disfruta cocinando seguramente será una de las tareas que te tocará hacer cuando tus niveles de energía están bajo mínimos ¿Quieres cambiar eso? ¿Quieres disfrutar de algo más de tiempo libre de lunes a viernes? Pues igual te interesa leer esto.

En casa a principio de año tuvimos que empezar a prepararle la comida a nuestra hija, cada día teníamos que preparar un plato más, hasta ese momento ya nos costaba preparar los nuestros y a veces aprovechábamos lo que sobraba en casa de nuestras madres para llevarnos la comida a día siguiente pero el tener que cocinar cada día para ella lo cambiaba todo.

Empezamos a darle vuelta al tema para ver como lo haríamos, la verdad que salir a las 6 de la tarde de trabajar, ir a comprar, cocinar, preparar la cena, etc. Suena más a estrés que a tiempo libre así que empecé a mirar y encontré un artículo en Unclutterer y algunas cosa que comentaba Leo Babauta en The Building Blocks of a Super Healthy Diet (with a sample meal plan) y nos planteamos probar eso de hacer un plan semanal de comida.

Ventajas del plan semanal de comidas

Después de unos dos meses siguiendo el plan semanal hemos encontrado que nos funciona genial. Si te preguntas que te puede aportar aquí tienes algunas de las ventajas que hemos encontrado:

  • Comida más saludable: ¿Cuantos días llegas a casa cansado o no tienes nada preparado para comer al día siguiente? Esos días acabas comiendo un bocadillo en el bar de delante o sacas del congelador un plato precocinado. Si ya tienes el tupperware en la nevera sólo tiene que recordar cogerlo antes de salir de casa.
    Si haces el menú semanal podrás decidir que comer cada día pudiendo así organizarte tu dieta y añadiendo los ingredientes que creas más necesarios en cada momento (verduras, pescados). Tu serás el encargado de cocinarlo ¿te quejas siempre de que en el bar sólo sirven frituras? Pues no tienes excusa ¡Haztelo a la plancha!
  • Ahorra tiempo y dinero, antes iba 2 veces por semana a comprar para poder hacer la comida para el día siguiente. No tenía planificado que comería e iba sobre la marcha, cuando salía de trabajar me acercaba a supermercado y decidía lo que haría al día siguiente. Después llegaba a casa y tenía que ponerme a cocinar .. ¡Cada día!
    ¿Has leído el libro La semana laboral de 4 horas de Tim Ferriss? Pues entonces te sonará el principio de agrupar tareas similares para intentar que te roben el mínimo de tiempo posible. Como comenta Leo Babauta en The Little Habits tener que cocinar cada día es una lata y acabará con nuestra paciencia.
  • ¿Cómo funciona?

    Nosotros en casa los sábados por la mañana planificamos que queremos comer la semana entrante. Es genial porque nos permite diseñar una dieta bastante equilibrada ya que intentamos incluir todos los alimentos saludables (verduras, pescados, etc.).
    Si te gusta cocinar o quieres probar alguna receta nueva ¡es el momento de buscarla! Apunta los ingredientes.

    Una vez que tenemos claro que vamos a comer todos hacemos inventario de lo que tenemos en casa que no será necesario que compremos, ¡el objetivo es no tener en casa 5 paquetes de macarrones o 10 latas de atún!
    Si tienes algún producto que quieres aprovechar igual puedes cambiar un poco el plan de la semana para utilizarlo.

    Con la lista en mano nos vamos paseando a comprar, siempre que podemos intentamos ir andando, paseamos, nos da el sol y no está la economía como para ir quemando gasolina.

    Cocinando …
    Los domingos por la mañana tempranito, o los sábados lluviosos por la tarde, es el momento de encender los fogones y cocinar.
    Aquí cada uno tardará más o menos dependiendo de lo elaborado de sus platos. Nosotros todos los productos los cocinamos al vapor y a la plancha, mientras las cosas se van haciendo en la vaporera vamos haciendo la carne o el pescado en la plancha.

    Lo que si que te aseguro es que a medida que coges práctica vas ahorrando tiempo. A nosotros es un sistema que nos funciona aunque siempre hay opciones si queréis ver otros puntos de vista os aconsejo que os pases por Una vida sencilla de Robert donde tiene el artículo Comprando a poquitos y su segunda parte.

    ¿Y tu animas a planificarte el menú semanal?

    Imagen cortesía de madame.furie con licencia Creative Commons.

1
mar

3 preguntas claves para llevar a cabo un proyecto

Los que leéis el blog o me seguís en twitter habréis visto que he desaparecido, de hecho Omar publicó una entrevista que me hizo y no he tenido tiempo de agradecérselo.

Hace dos semanas en la empresa en la que trabajo nos informó que en dos semanas se tenía que hacer una presentación y nos dio la lista de proyectos implicados. El objetivo del equipo era claro: tenerlos listos para el día de la presentación.

Durante estas dos últimas semanas casi hemos estado secuestrados, incluidos los fines de semana. Han sido semanas de mucho trabajo y estrés pero al final hemos quedados contentos con el resultado y hemos sacado muchas conclusiones, ideas que queremos ir poniendo en práctica.

Para mí la clave para poder llevar a cabo el proyecto ha estado en tener repuestas a las 3 preguntas claves para hacer un proyecto, que son:

¿Dónde estamos?

Antes de empezar un nuevo proyecto es básico saber el estado actual de todos los proyectos implicados y la situación de todas las personas implicadas, de su disponibilidad, de su compromiso. Necesitas hacer un inventario de los recursos de los que dispones antes de ir más allá.

¿Dónde queremos llegar?

Tan importante como hacer un análisis de la situación incial es tener claro que se espera obtener, los objetivos a conseguir. Estos deben ser claros y tangibles, los sueños son difícil de conseguir.

¿Para cuándo?

¡La pregunta estrella! Si ya sabes lo que tienes que hacer, los pasos a seguir para cumplir tus objetivos ya sólo falta saber cuándo se espera que lo tengamos. Debe ser lo más concreta posible para poder establecer la “velocidad” a seguir y la viabilidad ya que no siempre los deseos se alinean con la realidad. También nos permitirá ver lo cerca que estamos de conseguir el objetivo a medida que avanzamos.

Con respuestas clara a estas preguntas podemos analizarlas, valorarlas y comprometernos a realizarlo.

¿Y vosotros tenéis siempre respuesta a estas preguntas antes de empezar un nuevo proyecto?

Imagen cortesía de fmgbain con licencia Creative Commons.